¿Qué tan factible es cumplir nuestras metas y sueños cuando tenemos un trabajo de tiempo completo?

Muchos comenzamos con metas el año pero a medida que pasa el tiempo parece que ni siquiera podemos empezar. 

El empleo diario se convierte para la mayoría de nosotros en ese factor determinante por el cual no podemos cumplir lo que nos hemos propuesto. No como un pretexto si no porque ocupa la mayor parte de nuestro recurso no renovable más importante: el tiempo.

Nuestros sueños tienen muchas formas y ocupan diferentes áreas de la vida, por ejemplo, algunos desean bajar de peso, hacer ejercicio y comer saludable. Otros sueñan con leer más, escribir un libro o pintar. También hay personas que les gustaría crear un negocio alterno a su empleo que les permita desarrollar una pasión o generar ingresos suficientes para tener un mejor estilo de vida.

Pero encontrar el tiempo, la energía y el balance entre trabajo, familia y actividades personales se convierte en un calvario.

La realidad es que todo esto no tiene porque ser una experiencia negativa.

Entramos al mundo del crecimiento personal no para sufrir sino para disfrutar del lado bueno de la vida que la mayoría no conoce.

Es verdad que puede ser complicado pero es diferente de imposible.

Para comenzar revisemos ejemplos de éxito total en la historia a pesar de:

  • Robert Kiyosaki, empresario super exitoso y creador de la serie de libro de Padre Rico comenzó su “imperio” empresarial mientras fue empleado del ejercito, barcos de carga y vendedor en las fotocopiadoras Xerox.
  • JK Rowling estaba peor porque ella no tenía trabajo, únicamente vivía con el apoyo que le daba el gobierno, estaba en pleno proceso de divorcio y cuidaba a sus dos hijitas. Aun así se convirtió en una escritora multimillonaria porque escribió Harry Potter solo en los breves tiempos que tenía .
  • Ray Kroc el fundador de McDonald’s era vendedor de batidoras de casa en casa cuando encontró la oportunidad de convertir un restaurante de hamburguesas en un negocio multimillonario.

Ahora respondamos la pregunta inicial ¿Qué tan factible es cumplir nuestras metas y sueños cuando tenemos un trabajo de tiempo completo?

R= Totalmente factible.

Es verdad, cuando tenemos un empleo de tiempo completo las opciones para realizar otras cosas disminuye pero eso se puede solucionar utilizando algunas estrategias como las que te menciono a continuación:

[1] Aclara tus objetivos

El primer impedimento para que tus objetivos se cumplan es el la falta de claridad.

Cuando hay esta escasez de claridad es muy fácil perderse en las distracciones cotidianas.

Cuando no hay claridad es más sencillo encontrar tiempo para actividades sin importancia que para trabajar por tus metas.

Por lo tanto, decide a donde quieres ir, decide que es lo que quieres lograr en el corto y largo plazo. Asegúrate de saber hoy a dónde irás mañana.

Como si estuvieras viendo una moneda dentro de un vaso con agua, es la claridad con la que debes ver la meta a la que quieres llegar. De esta forma no permitirás ir cualquier minuto libre hacia otro lugar que no sean tus objetivos.

[2] Delega lo más simple

Existen actividades cotidianas que nos ocupan un espacio de tiempo valiosísimo cuando les dedicamos atención: limpiar la casa, hacer reparaciones generales o hacer el super.

Es posible que suene exagerado para algunos escuchar la recomendación de delegar estas tareas pero cuando tienes un empleo, hijos pequeños o tienes que cuidar a algún miembro de la familia, poder tener libre esos espacios para dedicarlo a tus metas es una ayuda enorme.

Es posible que en ocasiones la falta de dinero sea un factor externo que nos impida delegar esto, sin embargo, hacer el esfuerzo en el corto plazo para tener resultados en el largo plazo, vale muchísimo la pena.

[3] Tus tiempos muertos laborales

A la hora de ir por nuestras metas tenemos que ser puntuales para no dejar escapar minutos que no regresarán.

Cuando planeas tus metas y comienzas a trabajar por ellas, cada minuto cuenta sobre todo cuando el tiempo es ultra limitado.

En el camino al éxito, cada minuto no utilizado es un minuto desaprovechado y estos minutos que se vuelven horas existen por montones en tu trabajo.

No estoy sugiriendo que tires tu trabajo ni que cambies las actividades que te corresponden por cumplir tus sueños, para nada, el trabajo se tiene que hacer y te están pagando por eso. Sin embargo, hay trabajos que no demandan tu atención las ocho, nueve o doce horas en las que estás presente. Así que detecta esos minutos u “horas libres” y en lugar de platicar del partido del fin de semana o pintarte las uñas en grupo, aprovecha ese valioso tiempo para ir por tus metas. 

[3] Sé preciso 

Solo hay una forma de ser precisos en lo que hacemos y es planear tu día.

Evita que te roben el tiempo las urgencias sin importancia y establece las metas por las que trabajarás el día siguiente. Si le pones fecha y hora a cada una de las actividades que necesitas hacer es casi imposible que algo te desvíe.

Por ejemplo, si quieres ver un partido de fútbol el fin de semana, harás lo posible por bloquear ese espacio de tiempo y casi ninguna otra actividad permitirá que no cumplas con ese objetivo.

Entonces, establece tus metas con esa precisión para que nada te quite el poco pero valioso tiempo que te queda para cumplir tus sueños, sean tres, una o media hora.

[4] La gratitud de lo breve 

Definitivamente no es el lo mismo contar con siete horas disponibles para trabajar al día que solo con un par.

Una meta que consideres cumplir en seis meses podría cumplirse en el doble de tiempo cuando solo le dedicas una o dos horas al día.

Pero en lugar de enfocarte en lamentos y esperar a que la desesperación te paralice, agradece el tiempo que tengas por poco que sea porque significa que estás vivo.

Agradece que tu todavía puedes tomarlo porque hay personas que hoy ya no contaron ni con un segundo más porque no despertaron.

Recuerda que el tiempo pasa y si enfocas tu trabajo en ese breve tiempo terminarás por lograr tu meta.

Es como el leñador que quiere derrumbar un árbol y únicamente golpea con el hacha una y otra vez, con el paso del tiempo, el árbol terminará derribado.

[5] Singulariza tu enfoque

Cuando somos conscientes de que podemos comernos el mundo a metas, nos entusiasmamos y queremos establecer muchos objetivos en varias áreas de nuestra vida.

Esto no está mal pero recuerda que en este momento tienes un empleo que ocupa la mayor parte de tu tiempo.

Posiblemente uno de tus sueños sea precisamente tener un negocio que te de la posibilidad de tener más tiempo. Entonces, tienes que singulariza tu enfoque. Esto quiere decir que te concentres totalmente en tu meta más importante y sólo hasta que la finalices comienza con otra.

De otra forma solo te frustrará ver como pasa el tiempo sin que tengas avances significativos, te bloquearás y terminarás por hacer nada.

Ahora coméntame ¿De qué otra forma cumplirías tus metas si tienes un trabajo de tiempo completo?

Share and Enjoy !

0Shares
0

Fabricio
Fabricio

Emprendiendo, escribiendo y compartiendo. COMUNICADOR COMPETENTE de la organización Toastmaster International.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.