Seth Godin dice que “el miedo al cambio está instalado en muchos organismos, porque el cambio es el primer signo de riesgo”.

Es por esta razón que el cambio nos asusta porque representa para el cerebro peligro e incertidumbre.

Generalmente en esta situación surge la pregunta ¿para qué cambiar si estamos bien así?

Es cierto, a nadie le gusta hacer cambios constantemente ni cambiar más de lo necesario.

La gente prefiere estar en su zona de confort por temor, flojera y apatía.

Pero la realidad es que el cambio se da de manera natural en nuestra vida, lo queramos aceptar o no.

Algunos cambios son propiciados por crisis, a veces los realizamos por elección personal y también pueden surgir por casualidad.

Los cambios ocurren en todos lados, así ha sucedido con las leyes, las ciudades y las sociedades a lo largo del tiempo.

Quiero platicarte una pequeña historia para que observes la manera en que los cambios externos afectan de una u otra manera nuestras vidas.

Los maestros de una escuela que se encuentra en la ciudad de Mérida (donde vivo), registraban su entrada y salida a la escuela con una simple firma en una hoja de papel.

Como te podrás imaginar, este tipo de registro, les permitía a los maestros entrar un par de horas después de la que originalmente deberían y de la misma manera aprovechaban salir antes de la hora permitida.

Todo era felicidad y comodidad y así fue por más de treinta años.

Pero llegó el día, uno muy terrible (para ellos), en el que se dieron cuenta que la hoja donde firmaban había desaparecido.

Ahora, después de treinta años, se encontraban ante una máquina con una pantalla verde, en la que debían colocar el dedo índice para confirmar la hora de su asistencia.

La mayoría de los maestros se irritaron mucho y se quejaron todavía más, pero no pudieron hacer mucho.

A unos maestros no les quedó otra opción más que adaptarse al cambio pese a su resistencia, lo cual fue muy difícil porque no estaban acostumbrados y los que no pudieron adaptarse, por increíble que parezca, renunciaron.

El mensaje de esta historia es que por más que lo evitemos, los cambios ocurren.

Todo lo que nos rodea tiene un principio y un final y las cosas que ayer estaban, puede que mañana desaparezcan de nuestra realidad.

En el caso de los maestros, adaptarse al cambió significó el final de un estilo de trabajo indebido y el inicio de nuevos hábitos como levantarse más temprano y acostumbrarse a cumplir el total de sus horas en la escuela, porque por eso les pagan.

Todos ellos estaban en una zona tan cómoda, que cuando los movieron de ella, unos ni siquiera lo pudieron resistir.

Esto muestra como los cambios alteran el orden, por eso cuando ocurren cambios de gobierno o cambios en la empresa, la gente se vuelve histérica.

Otro ejemplo serían las personas que están en un trabajo que no les gusta o que se encuentran en una relación tóxica, pero cambiar ese mal hábito les asusta, quizás porque temen no encontrar un mejor trabajo o no encontrar de nuevo una pareja para ellos o ellas.

Los cambios además de externos pueden ser internos o por decisión propia.

Por ejemplo en el caso de las personas que se encuentran estancadas en su vida, se cansan de tanta monotonía y dan ese salto de fe para cambiar sus circunstancias.

Otras lo realizan cuando tocan fondo por haber tenido una serie de actitudes negativas y malos hábitos.

Pensemos en un fumador que un día se va al hospital por un paro cardiaco y le dicen que para mejorar su salud y evitar ataques futuros debe dejar de fumar, sin duda alguna yo lo haría con tal de vivir más y mejor.

Adaptarse al cambio tiene beneficios indudables en la vida de las personas, como crecimiento personal, flexibilidad, oportunidades y progreso.

Es posible que te sientas mal por no gustarte o aceptar el cambio como parte de tu vida, sin embargo, es inevitable y tarde o temprano te ocurrirá.

Además, seguramente eres una persona normal con sueños y metas.

Pues estos cambios sucederán en tu camino hacia lograr todo lo que deseas y mientras mejor adaptado estés para aceptarlos, estarás cada vez más cerca de materializar tus sueños.

Así mejor acepta los cambios e intégrate en el flujo natural de la vida de forma positiva para disfrutarla más y como dice Spencer Johnson en su libro “Quién se llevó mi queso”:

“Disfruta el cambio! Saborea la aventura y disfruta de nuevo el queso“.

Share and Enjoy !

0Shares
0

Fabricio
Fabricio

Emprendiendo, escribiendo y compartiendo. COMUNICADOR COMPETENTE de la organización Toastmaster International.

    4 replies to "La importancia de adaptarse al cambio"

    • Hector Ruiz

      Felicidades Fabricio. Me parece muy intetesante todo lo que has escrito y te deseo mucho exito. Abundando mas en este tema del cambio, que parece ser una fuente inagotable de analisis y estudio, resulta irresistible no acudir a la Metafora de la Rana que No Sabia que Estana Hervida”. Hay aqui muy ricas enseñanzas. Saludos

      • admin

        Hola tío,muchísimas gracias por tus palabras y buenos deseos. Estoy totalmente de acuerdo contigo y gracias por el excelente aporte de la metáfora. Saludos.

    • ZuniReds

      Yo leí el libro de ¿Quien se llevo mi queso? un libro que me parece genial te recomiendo el de “Vive tu sueño” de John Maxwell y para las mujeres un gran libro que vale la pena hablar que igual se merece hablar “Ladron de cerebros” Pere Stumpya. Y bueno me gusta que agregues los podcast ya que mientras se lee te escuchamos yo tambien comparto podcasts en mi blog que igual como dices en el tuyo se aprende mucho y se disfruta el proceso.
      Saludos y éxitos para esta nueva etapa

      • admin

        Hola Lidia muchísimas gracias por tus comentarios y por el aporte. El de Maxwell lo tengo en mi lista de libros por leer, así que le voy a dar prioridad por la recomendación que me haces. Un saludo!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.