2

Si hoy fuera el último día de tu vida

si hoy fuera el último día de tu vida

Frases como “Quisiera hacer un poco de ejercicio pero no tengo tiempo” y “quisiera poder leer un libro pero no me queda ni un minuto libre” entre otras más, dice la desafortunada persona promedio que cree que su día dura cuatro o cinco horas menos que una persona normal.

En ocasiones he sido yo quien piensa de esta manera y aún sigo luchando por ser consciente de que también inicio cada nuevo día con 24 horas y que las tengo que aprovechar al máximo.

Pero ¿por qué parece poco nuestro tiempo? ¿A caso es algo muy personal o le sucede a más gente?

(Para escuchar el podcast dale clic a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

Ir a descargar Suscribirse: iTunes | iVoox

Aristóteles se lo preguntó muchas veces “Por qué la vida de unos animales es tan larga, que unos llegan a vivir varios siglos, siendo la del hombre tan corta y limitada pero que nació para cosas superiores”

Se supone que ahora la expectativa de vida es de 80 a 85 años cuando en otros siglos era de 45 a 50, tenemos más tiempo que nunca para poder crear, vivir y disfrutar lo que queramos.

Todavía así, seguimos poniendo como excusa la falta de tiempo para hacer las cosas.

Sin embargo, un gran filósofo que vivió un par de siglos atrás, le contesta a Aristóteles y a la mayoría de las personas “sin tiempo” que la vida no es para nada corta, por el contrario, somos prodigios del tiempo, somos ricos y abundantes de él si lo administramos y utilizamos de manera correcta, únicamente volvemos corta nuestra vida cuando la desperdiciamos haciendo cosas que no nos gusta hacer o cuando la ocupamos en placeres momentáneos.

El tiempo es como el dinero, cuando está en unas manos sensatas y sabias que lo saben utilizar, crece, y cuando está en manos de personas con poco juicio, pronto desaparece.

De manera bella y simple Séneca dice que la vida es larga si la sabemos aprovechar.

Y esto es cierto porque muchas personas que tienen 90 años apenas han vivido 20 por la falta de cosas que dejaron de hacer. Y hay personas que tienen la mitad de años y han vivido mucho más, como Aimi Kobayashi quien a la edad de 7 años comenzó a tocar conciertos de piano acompañada de orquestas grandísimas.

Tengo un recuerdo de la cena de año nuevo el 1 de enero de 2010, yo tenía 24 años, mientras nos felicitábamos en casa cuando dieron las 12, un primo se quedó pensando unos minutos y de pronto comentó de manera cómica “Wow han pasado 10 años desde que recibimos el año 2000 y aún no he hecho nada con mi vida” y a pesar de ser un momento gracioso, su comentario realmente me dejó pensando seriamente qué había hecho yo en esos diez años y mi respuesta también fue nada, 24 años de nada relevante! Ósea, simplemente el tiempo y la vida, habían pasado frente a mí y yo lo había desperdiciado todo.

Por lo tanto, el problema es que vivimos como si fuéramos eternos, simplemente no estamos conscientes  de que nuestra vida es frágil y en cualquier momento podemos dejar de existir, gastamos mucho tiempo lamentando el pasado y mortificándonos por lo que vendrá en el futuro, entonces, es hasta el último día de su vida cuando es demasiado tarde que muchas personas comprenden que la vida se les fue porque no entendieron lo que tenían que hacer con su tiempo.

Pero, ¿cómo se conecta todo esto con tu éxito?

Que cuando queremos lograr algo y nos ponemos metas, pero no terminamos de alcanzar aquello que queríamos, nos frustramos y pensamos la mayoría de las veces es que el tiempo se volvió nuestro enemigo y fue la causa que no nos permitió lograr nuestros objetivos.

Pero la realidad es que el tiempo nunca se tuvo la culpa, sino la manera en la que lo mal utilizamos a lo largo de nuestro día, ocupándolo para ver nuestro muro de facebook, jugando alguna aplicación de moda o realizando tareas que parecían urgentes pero que en realidad ni siquiera eran importantes, mientras te roban el tiempo un segundo tras otro.

Sin embargo, todos iniciamos con 24 horas al día como comenté arriba, pero cada persona las utiliza de manera diferente, por ejemplo, Elon Musk, está lanzando cohetes al espacio y fabricando automóviles de energía renovable, Bill Gates con esas 24 horas, construyó un imperio multimillonario y como todavía le queda tiempo, ha decidido dejar que el negocio siga funcionando solo y desde hace varios años comenzó a ayudar a la gente sin recursos, erradicando enfermedades y mejorando su salud.

Como puedes ver, nuestra vida no es para nada corta y menos una carrera contra el tiempo y mucha gente piensa que lo es y posiblemente las cosas en las que estás mal utilizando tu tiempo son más fácil de dejar de hacer de lo que crees, aquí te enlisto 10 cosas que debes dejar de hacer si quieres  aprovechar tu tiempo al máximo:

a) Hacer cosas que no te gusta hacer.

b) Revisar constantemente tu teléfono.

c) Darle importancia a lo que piensan otras personas.

d) Ponerle atención a la vida de otras personas, celebridades, deportistas, etcétera.

e) Procrastinar.

f) Enojarte y discutir.

g) Esperar a que las cosas sucedan.

h) Rodearte de gente negativa.

i) Pasar más de 5 minutos al día en Facebook.

j) Preocuparte en vez de buscar soluciones.

En conclusión, comienza a vivir y a ocupar tu tiempo como si hoy fuera el último día de tu vida o como dice el doctor Camilo Cruz, como si hoy fuera la final del campeonato, no como si fuera un día de entrenamiento.

Utiliza tu tiempo de manera inteligente, administrarlo, planéalo y saca lo mejor de ti con la ayuda de él.

Steve Jobs nos dio una buena técnica para aprovechar mejor el tiempo en su famoso discurso en Standford donde dijo que se preguntaba todos los días que si hoy fuera el último día de su vida, quisiera realizar lo que iba a hacer ese día y que si su respuesta era no durante varios días, sabía que tenía que cambiar algo, porque lo estaba mal utilizando.

Así que ya sabes, tienes el tiempo suficiente no solo para hacer ejercicio, tener el cuerpo y el peso que siempre has querido, hacer negocios, leer o escribir un libro y pasar más tiempo con tu familia, sino además, como dice Séneca, tienes todo el tiempo que necesitas para ejecutar cosas grandes.

Por último, recuerda que la vida se trata de ocuparte en ser feliz y asegurarte que todos los días trabajas para realizar todos tus sueños.

¿Y tú de qué manera utilizas tu tiempo? escribe tu comentario en la zona de abajo y comparte este artículo a una persona que quieras agregarle valor ¡Gracias!

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Emprendedor y conferencista. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que diseñes para ti.

2 Comments

  1. Si fuera mi último día.

    Me habría levantado temprano, antes de que saliera el Sol para ver el amanecer y escuchar el canto de los pájaros, a esa hora cantan vigorosamente!, como recordándonos que la vida es aquí y ahora y que con ese trino hermoso hay que despertar con entusiasmo, vitalidad, agradecimiento y paz.
    Luego, de inmediato, buscaría a mis hijos y trataría de recostarme a su lado en sus camitas para verlos despertar, quisiera que en mi último día ellos me vieran amanecer a su lado y que recuerden eso el resto de sus vidas, para de algún modo seguir amaneciendo juntos por toda su vida. Los amo, son lo mejor de mi vida y es su voz y compañía lo que más echaré de menos.
    Aún no me despido de ellos…

    Buscaría a mi mamá para desayunar con ella, la miraría, tomaría sus manitas, mismas que me sostuvieron siempre y la besaría en la frente , sentiría su aroma dulce y esa paz que siempre me acompañó. Le diría lo que es más cierto que la verdad más absoluta, que la amo, que ese amor es lo más grande, que se lo entrego con todo mi ser y que soy quien soy gracias a ella, a su guía, formación y consejos, buscaría un tema que nos haga reír, reír mucho y cuando estemos con dolor de pancita de la risa continuaría mi día. Aún no me despido de ella…

    No quiero perder el
    Tiempo, hay muchas personas a quienes al menos hacer una llamada para escuchar sus voces y agradecerles tanto, no quiero tampoco tomar el carro para conducirlo, este es el último día de mi vida y no quiero perder un minuto en una “presa”, hoy no quiero semáforos en rojo aunque ciertamente puedo decir que en mi vida nunca los necesité para saber cuándo, dónde, por qué o por quién debía detenerme, tengo mi forma de ser y hoy un semáforo estaría de más.

    El resto del día es para mi familia, mi hermanos, para mis viejitos y también para mi familia de corazón, ellos saben quienes son.
    Aún no me despido de ellos…

    Antes del atardecer, procuraría ir al campo, buscar algún lugar donde estar sólo y donde pueda acostarme sobre el pasto y disfrutar del más grande espectáculo, ver al cielo, sentir la brisa y el calor del sol si está soleado o la frescura del agua si está lloviendo, no importa, todo es bueno, y además lo que yo quiero es agradecer a Dios y disfrutar.
    Cuando se esté poniendo el Sol y aquellos trinos del inicio vayan perdiendo su fuerza, sabré que así llega también mi ocaso, yo no estaré más acá pero mañana para los demás habrá otro día y deseo que lo vivan siempre como si fuera el último.

    Dicen que si estás en el mar y pones mucha atención, podrás escuchar el momento en que el Sol toca el agua al terminar el día, jajajajaja es romanticismo lo sé, pero me encantan esas historias, siempre me gustaron y las disfruté. Quizá quienes en la vida me amaron escuchen ese momento sin importar donde estén y ese día por un segundo al menos y sin causa alguna, quizá piensen en mi, y esa, esa será para ellos mi despedida.

    Sin importar lo turbulento que sea partir, me iría en paz y agradecido.
    Continuaré en el corazón de mis hijos para siempre, ellos saben dónde buscarme y seguiré en los recuerdos que de vez en vez algunos tengan de mi y así de algún modo continuaré a su lado.

    Si fuera el último día de mi vida, sería feliz, agradecido y me iría en Paz.

    Marco César Borbón B.

    • Bellísimo pensamiento Marco César, muchísimas gracias por plasmar tus sentimientos y compartirlos conmigo y con toda las personas, de verdad me ha conmovido todo lo que escribiste y por la manera de expresarlo creo que el agradecer y disfrutar lo que escribiste, es algo que haces todos los días y tienes muy presente, muchísimas gracias de nuevo y les mando un abrazo muy fuerte a ti y a tu familia, bendiciones. Fabricio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *