0

¡Prohibido tener resoluciones de año nuevo!

Cambia las resoluciones de año nuevo por metas

Cuando tenía seis años y medio el 1 de enero de 1993,  fue quizás la primera vez que me uní a la tradicional ingesta de uvas y a las resoluciones que se realizan en los primeros segundos de cada año nuevo en varias casas al rededor del mundo.

Y muchas personas como yo, comenzamos a volver un hábito esta actividad año tras año mientras fuimos creciendo.

Aprendimos que es bueno hacer resoluciones de año nuevo, porque es un buen momento para comenzar de nuevo, hacer cambios personales y mejorar nuestra vida.

Y creo que es bastante cierto, pero el problema es que esas resoluciones nunca se cumplen para la mayoría de las personas.

Muchos quieren hacer ejercicio, leer más, bajar de peso, dejar de fumar y comer más saludable, pero seis días después todas las resoluciones se olvidan y se dejan de cumplir.

Y esto sucede porque en primer lugar, las resoluciones según su definición es una solución que se da a un problema.

Cosa que no tiene que ver con el deseo de cambiar, lograr cosas y mejorar tu vida, porque ninguno de esos son problemas.

Hoy este último artículo del 2017, quiero decirte que si deseas encontrarte a ti mismo el próximo año en un lugar superior del que te encuentras en este momento, en lugar de hacer resoluciones de año nuevo, haz lo siguiente:

1. Ten metas

Para que todos tus deseos y sueños se materialicen, tienes que asentarlos como metas y un meta es el resultado de un sueño más una fecha de realización, por lo tanto, tienes que escribir la fecha en la que quieras que se cumpla tu sueño.

De lo contrario solo estás teniendo una fantasía.

Las personas tienen muchos deseos, pero siempre se quedan en “algún día voy a lograrlo”, sin embargo, los sueños no se materializan lanzándolos al universo y esperar a que lleguen a ti como algunos libros lo dicen.

Los sueños se vuelven realidad cuando tú lo decides.

“Voy a perder 5 kilos en 3 meses” “voy a terminar de escribir un libro la fecha de hoy en un año” “voy a leer 2 libros en los próximos 30 días”

Como ves, la pregunta más importante que tienes que hacerte para lograr tus sueños es “¿cuándo voy a lograrlo?”

Automáticamente, la respuesta se te presentará porque solo tú sabes cuando quieres que suceda y anótala a un lado de tu meta.

2. Prioriza tus sueños

Hay culturas como la hispana que pide un deseo por cada una de las 12 uvas que come cuando recibe al año nuevo.

Y tener una lista con sueños es una de las mejores cosas que puedes hacer, de hecho, lo ideal es tener 12 o más por cada área de tu vida, por ejemplo, en la salud, en la financiera, familiar y profesional, etcétera.

Sin embargo, es imposible ir por todos tus sueños al mismo tiempo.

Así como una persona que fuma, es alcohólica y le gustan las apuestas, no puede acabar con todos sus vicios de golpe, sino ir abordando un problema primero, luego otro y luego el otro.

Es muy poco probable que puedas cumplir varios sueños al mismo tiempo, porque tienes hábitos que cambiar, nuevos hábitos que adquirir y obstáculos que superar.

De modo que, haz una lista con diez sueños pero elige el sueño más importante o el que ha despertado más interés en ti y ve tras él, cuando lo cumplas es momento de ir por el siguiente (si tienes problemas con encontrar tus sueños puedes entrar a este enlace).

3. Crea un plan

Tus metas objetivos y sueños no van a aparecer mágicamente.

Una persona que triunfa no es la persona que espera a que lo descubran por suerte o por el destino, sino que ella triunfa a propósito, dando la cara y mostrando su trabajo.

Por lo tanto, el último paso para realizar tus metas de año nuevo es preguntarte “¿qué cosas tienes que hacer para lograrlo?”

Por ejemplo, si mi meta fuera bajar 2 kilos en 1 mes (y posiblemente solo sea), escribiría lo siguiente:

  1. Caminar 35 minutos lunes y viernes a las 19:00 horas.
  2. Trotar 25 minutos miércoles a las 20:00 horas.
  3. Basar mi alimentación en una dieta durante 31 días (mis regímenes incluyen tomar dos litros de agua diario y comer 5 veces al día con una comida libre a la semana).

Estoy seguro que si cumplo este plan voy a bajar un kilo y posiblemente más.

El “reto” se encuentra en seguir los tres pasos de mi plan con disciplina y el 31 de enero me habré librado de los kilos que siempre he querido bajar.

Este es un ejemplo real de cómo se concreta y se vuelve real un deseo que tienes dentro de ti.

Estos elementos los puedes aplicar en año nuevo, a mitad del año y el día en el que tú quieras.

Primero no pienses en resoluciones sino en metas de año nuevo, elige un sueño principal de tu lista de deseos, y haz un plan en el que comiences a trabar el día de hoy.

Otras recomendaciones:

No esperes el primero de enero para iniciar tus metas, comienza hoy.

No cumplas los sueños de tus papás ni de otras personas, cumple los tuyos.

Comienza donde estás y con lo que tienes.

Diviértete en la búsqueda del sueño que quieres lograr.

¿Cuáles son tus metas de año nuevo? ¿Cuándo y cómo las piensas cumplir? Escríbeme tu comentario en la zona de abajo. ¡Feliz año 2018!

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Emprendedor y conferencista. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *