0

Las consecuencias por pensar en grande

Pocket

Consecuencias por pensar en grande

Hay una característica única que tenemos las personas desde que nacemos: la imaginación.

De hecho, esta habilidad fue una de las principales razones por las que nuestros primeros antepasados se adaptaron y sobrevivieron en los inicios de la humanidad.

En algún momento, este recurso funcionó cada vez menos para salvar nuestra vida en el mundo salvaje y cada vez más para crear cosas que nos hicieran la existencia más fácil.

Así es, todas las cosas que nos rodean, tanto materiales como intangibles, son producto de nuestra imaginación.

Esta ventaja evolutiva la utilizamos desde que somos niños.

Cuando estamos creciendo, vamos desarrollando la capacidad de imaginar, nos convertimos en grandes soñadores y pensamos cosas tan bonitas que hasta da gusto, por ejemplo, soñamos que al crecer podremos viajar al espacio, escalar montañas, ser bomberos y hasta súper estrellas de rock.

Pero algo ocurre entre nuestra niñez y adultez donde se debilita el músculo de la imaginación, del pensamiento grande y dejamos de imaginar y soñar las cosas que nos gustaría hacer, cosas que nos harían muy felices.

Quizá es por el temor de no poder conseguir esos sueños o simplemente creemos que las cosas que alguna vez soñamos son difíciles de conseguir, puede ser que los ladrones de sueños nos hayan dicho que eran cosas imposibles de lograr y esto nos alejó de la esperanza en conseguirlo.

Pero los grandes sueños no están reservados para la gente que los ha cumplido.

Todos podemos soñar en grande, por qué conformarse con poco cuando la vida ofrece un millón de posibilidades como mansiones, viajes, acciones altruistas o salvar al mundo.

Debemos soñar tan grande, hasta que nuestros sueños mismos nos den miedo.

Lo dijo claramente Ellen Johnson-Sirleaf ganadora del premio Nobel de la Paz: “El tamaño de tus sueños, debe sobrepasar tu capacidad de lograrlos. Si tus sueños no te asustan, no son los suficientemente grandes”.

La principal razón de atreverse a soñar tan grande es el hecho de que cualquier sueño puede ser logrado, como lo dijo Napoleón Hill en su libro Piense y hágase rico “Todo lo que la mente del hombre puede concebir y creer, lo puede alcanzar” y es verdad, cada día las noticias de un nuevo descubrimiento y de una nueva forma de hacer las cosas nos sorprenden cada vez más.

Para la mente del hombre no hay límites, actualmente existe una competencia espacial no declarada oficialmente entre los grandes empresarios tendencia: Jeff bezos, Richard Branson y Elon Musk para ver quien realiza el primer viaje comercial al espacio.

Cuándo nos íbamos a imaginar que eso podría ser posible, nunca.

Ahora pensemos en las cosas que todavía pasarán en el futuro, gracias a las personas que están soñando en grande en estos momentos, personas que se atreven a imaginar sueños tan grandes que hasta les tienen miedo.

Ahora platícame qué sueños gigantes te estás atreviendo a pensar y te pido de favor que compartas esta publicación en tus redes sociales “gracias”

Pocket

Fabricio Mena

Emprendiendo, escribiendo y compartiendo. COMUNICADOR COMPETENTE de la organización Toastmaster International.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.