0

[Notas breves ed.1]

[1] Cuando la mayoría de las empresas forzosamente aplicaron  el distanciamiento social surgió la respuesta “obvia” al problema, digitalizar diferentes aspectos  y procesos del negocio, trabajo remoto, realizar juntas virtuales, etcétera. El tema se generalizó como si todos los negocios pudieran realizar tal migración. La realidad es que muchos más negocios de los que creemos tienen que buscar una solución inmediata ya sea temporal o permanente distinta a lo digital. Las ideas han comenzado a surgir como el caso de las oficinas encapsuladas, diseñadas por el egipcio  Mohamed Radwan. Estas oficinas se llaman Q.wroktine y pretenden mantener el mismo número de empleados en las empresas con dificultad de realizar el trabajo en casa. Los cubículos son hexagonales para poder acomodarlos en forma de colmena y aprovechar los mismos espacios que las oficinas pre-covid-19, además basa toda su construcción pensada en evitar la propagación del coronavirus y será más pronto de lo que pensamos cuando comencemos a ver estas instalaciones como una realidad.

“Q.worktine”

[2] La buena noticia es que hasta el momento hay ciento veinticinco proyectos para desarrollar la vacuna del coronavirus. Una mejor noticia es que diez están se están proyectando como candidatas serias que ya se están probando en personas alrededor del mundo. Lo menos bueno es algo que ya sabíamos desde hace un par de meses gracias a Bill Gates, que un producto final estaría listo en unos doce o dieciocho meses. China lidera esta urgente carrera con cinco vacunas que están siendo probadas en humanos. Estados Unidos tiene tres vacunas e Inglaterra tiene las dos últimas. Algunos políticos americanos piensan que si los chinos lograran desarrollar la vacuna primero no la compartirían con el mundo, pero ellos desmintieron estas acusaciones y juran que la vacuna se globalizará. La apuesta esta noventa y nueve por ciento a favor de los chinos.

“CHINA IS IN THE LEAD”

[3] Una empresa china (CATL) ha desarrollado una batería para vehículos eléctricos que dura un millón de millas, poco más de un millón y medio de kilómetros. Evidentemente esta autonomía no es en una sola carga pero es impresionante sabiendo que el tiempo promedio que una persona cambia de coche es de cinco a diez años y en este tiempo acumulará solamente de doscientos a trescientos mil kilómetros. Así que el objetivo más allá de los autos eléctricos por lo tanto, la empresa planea redirigir el propósito de sus baterías hacia el uso de almacenamiento de energía a gran escala para suministrar a ciertas comunidades u hospitales. Una vez más los chinos liderando sectores que en el largo plazo dominarán de forma natural.

”MILLION-MILE BATTERY”

Share and Enjoy !

0Shares
0

Fabricio

Emprendiendo, escribiendo y compartiendo. COMUNICADOR COMPETENTE de la organización Toastmaster International.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.