0

Las pirmeras 100

Las primeras 100 publicaciones

Se que “festejar” por haber llegado a las 100 publicaciones en mi Blog no es muy relevante porque no son muchas.

Digamos que en 100 artículos hay aproximadamente las mismas palabras de un libro.

Un libro se escribe en seis meses y mi blog lleva casi dos años.

Sin embargo, no está demás sentir orgullo por demostrarme un poco constancia y consistencia.

Y que mejor que la publicación número 100 para recordármelo.

Como he comentado en otros artículos, el objetivo de abrir mi blog comenzó por el deseo de escribir libros.

En este caso el  blog me ha servido como un laboratorio para hacer pruebas de mi escritura, intentar estilos diferentes, tocar nuevos temas, hacer ajustes y sobre todo divertirme.

De no realizar esto, probablemente no estaría haciendo algo mejor.

No pierdo nada por hacerlo.

De hecho, he ganado mucho.

La experiencia de escribir en el blog me ha dado la oportunidad de interactuar con personas que no conozco.

Personas increíbles que se han tomado unos minutos de su día para leer las diferentes ideas que he compartido.

Y todavía estoy más agradecido con las personas que además dejan un comentario para aportarle más valor a las ideas.

Eso realmente se siente bien.

Al día de hoy no tengo un número finito al cual llegar, quizá el blog sea un ejercicio para toda mi vida, quizá no.

Por el momento seguiré escribiendo en este taller de realidad virtual esperando siempre cosas buenas, como aportar valor a las personas que me lean y ayudarles en su camino al éxito personal.

También quiero compartir contigo 3 lecciones que he aprendido con mis primeras 100 publicaciones:

1. Cómo encontrar temas para escribir:

No tener temas para compartir es una de las razones por la que mucha gente no comienza un blog o un podcast.

Ellas creen que tienen contenido para publicar 10 o 20 veces, pero no más.

Yo pensaba lo mismo, de hecho en cierto momento me quedé sin ideas.

Hasta que encontré una forma ideal para tener un banco de temas a la orden de la publicación.

Robar.

Así es, robar pero como un artista. Concepto que aprendí del famoso libro de Austin Kleon.

No hay nada nuevo bajo el sol, no existe nada original, simplemente las personas vivimos las mismas cosas desde diferente perspectiva.

Y precisamente esa es la clave.

No importa si alguien ha escrito lo que quieres compartir porque de cierta manera eres la única persona que le puede dar una particular forma y figura.

Si encuentras temas de otras personas que te han llamado la atención , sólo  dale tu toque personal y compártelo.

Por su puesto al inicio será un poco complicado agarrar práctica, pero como me dijeron en una ocasión, “cuando lleves 100 ya te saldrán solos”, tal momento ha llegado.

También tengo otros métodos que puedes consultar aquí.

2. Frecuencia de publicación

He escuchado de ciertas personas que el contenido en un blog se debe publicar semanal, algunos dicen que diario y otros que una vez al mes.

La realidad es que no hay una regla para publicar.

Existen varios factores que determinarán tu frecuencia de publicación, por ejemplo:

  1. Tus objetivos 
  2. Tu gusto 
  3. Tu tiempo
  4. Tus necesidades 

No te sientas presionado por la cantidad de veces que debes publicar un artículo.

La mejor medida es la que se acomoda a ti, haz la prueba con diferentes opciones.

Si un día amaneces con ganas de publicar una, cuatro o cinco, simplemente hazlo.

3. La disciplina de publicar

Definitivamente no es fácil ser disciplinado.

Es un hábito que requiere esfuerzo y parte de trabajo incómodo.

Por ejemplo, sabemos que debemos comer sano, pero no lo hacemos.

Sabemos que debemos lavarnos los dientes tres veces al día, pero no lo hacemos y sabemos que necesitamos hacer ejercicio al menos veinte minutos y tampoco lo hacemos.

Todo lo anterior sucede porque es más fácil hacer lo que no requiere esfuerzo propio.

Lo mismo pasa con el hábito de la escritura. Crearlo requiere un esfuerzo mental de nuestra parte y la mayoría de las personas no están acostumbrada a pensar.

Yo tengo problemas con la disciplina de compartir en las redes el contenido del blog y es algo que necesito trabajar porque compartir es parte esencial de este ejercicio.

En lo que se refiere a la constancia de  publicación, lo he sufrido mucho tiempo, a veces me atraso 2 o 3 semanas pero retomo el hábito y vuelvo a dejar el sitio al día.

En Internet existen “n” cantidad de consejos para desarrollar la disciplina, investiga y ponlos en práctica.

Te agradezco que sigas leyendo,  comentando y compartiendo este contenido.

Por último quiero felicitar a mi esposa Mariana por su cumpleaños, que la vida te siga regalando momentos y experiencias únicas, te amo para siempre.

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Escritor. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.