0

La magia de pagar el precio

la magia de pagar el precio

Usualmente vemos el éxito que tienen las personas y creemos que sus logros y las cosas que están disfrutando ahí arriba, fueron obra del destino, la casualidad o suerte que encontraron de la noche a la mañana, y posiblemente algunos piensen que por eso, no se lo merecen.

Sin embargo, existe un punto ciego.

(Para escuchar el podcast dale clic a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo)

Ir a descargar Suscribirse: iTunes | iVoox

En este punto se encuentra todo el precio que la persona exitosa se dedicó a pagar durante varios años, para lograr triunfar “de la noche a la mañana“.

Ese precio que se paga, se traduce en disciplina, persistencia, tiempo y dinero.

Por lo general, es lidiar con situaciones incomodas y sin querer ser dramático, también dolorosas, por los cambios constantes y los riesgos que incesantemente se enfrentan.

Michael Phelps es un claro ejemplo de la magia que sucede por pagar el precio del éxito.

Durante su carrera ganó 22 medallas olímpicas y es difícil pensar que las ganó sin esfuerzo alguno o por casualidad.

De hecho, hay una frase muy importante que dice: “No puedo recordar el último día en que no entrené”.

En estas palabras nos expresa que para ganar había que entrenar muy duro y para ser el mejor, el entrenamiento tenía que ser todos los días y eso es lo que hizo.

Como ves, para conseguir algo, hay que realizar algo.

Tú no puedes querer una cosa y simplemente esperar sentado a que caiga del cielo o que venga de algún otro lado.

Entonces, muchas personas comienzan a desistir de sus sueños y metas, cuando se dan cuenta del verdadero precio que deben pagar para lograrlos.

Pero debes estar consciente, que el precio que vas a pagar, indudablemente valdrá la pena y mientras más alto sea, mayor será la satisfacción de lograrlo.

La otra opción que tienes es, vivir una vida limitada sin alcanzar tu potencial real.

Así que contrario a lo que muchos piensan, el éxito requiere esfuerzo.

Nunca es suerte, ni casualidad y tampoco es obra del destino.

Por lo tanto, si tienes deseos de comenzar un negocio, estudiar una nueva carrera, cambiar de profesión o realizar algún sueño desde hace mucho tiempo, simplemente comienza a pagar el precio e indudablemente lo vas a lograr.

O incluso, como dijo Zig Ziglar, no lo pagues, mejor disfruta el precio del éxito.

¿Ya encontraste el precio que tienes que pagar para lograr tus sueños? Platícame en el área de comentarios cuál es y cuándo vas a comenzar a pagarlo.

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Emprendedor y conferencista. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que diseñes para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *