2

La magia de la perseverancia

Gabrielle Andersen sinónimo de perseverancia

Uno de los ingredientes indispensables para lograr el éxito en cualquier área de nuestra vida, es sin duda alguna, el de la persistencia o perseverancia.

No hubiéramos conocido ninguno de los siguientes logros, de no ser por la  perseverancia que se les agregó para su conquista:

A) Coronel Sanders: Es el creador del pollo frito más famoso del mundo y tuvo que tocar varios cientos de puertas antes de encontrar un banco que le otorgara el crédito para abrir su restaurante de comida rápida, KFC.

B) Walt Disney: Durante sus inicios como caricaturista, fue rechazado por varios periódicos que le decían que no tenía talento ni imaginación.

Pero es gracias a su perseverancia es que hoy podemos disfrutar de entre otras de sus creaciones, los increíbles parques de Disney World.

C) Ludwig Van Beethoven: A pesar de contar con una sordera progresiva, perseveró para lograr su sueño más grande y compuso una de las sinfonías más bellas del mundo.

Una pieza que ni siquiera él pudo escuchar: La novena sinfonía, mejor conocida como el Himno de la alegría.

Como puedes ver, el éxito de estos emprendedores no se debió a que llegaran en el momento justo en el lugar adecuado, su triunfo se debe a su perseverancia.

Es muy importante ser persistente cuando nos proponemos a alcanzar alguna meta, porque la persistencia supera en ocasiones a los talentos con los que algunas personas pueden contar desde pequeños.

Y la buena noticia es que es una habilidad que todas las personas pueden desarrollar de la siguiente manera:

A) Dando el 100% 

Ni un poco más ni un poco menos. Esto quiere decir que para ser persistente tienes que dar todo lo que tienes.

Se dice que las cosas grandes se alcanzan con perseverancia no con fuerza y que una gota de agua puede hacerle un hueco a la piedra más grande.

B) Trabajando con decisión

Las personas tenaces o perseverantes no esperan alcanzar el éxito por medio de la suerte o del destino, ellas saben que tienen que trabajar por las cosas que quieren y que cuando las cosas se ponen difíciles, no se rinden, por el contrario se esfuerzan más.

(Si quieres aprender a tomar mejores decisiones y aprovechar al máximo el potencial de tomar una decisión consciente, puedes hacer clic en 6 claves para mejorar tu toma de decisiones)

C) Nunca renunciar hasta terminar el trabajo

La maratonista Gabrielle Andersen hizo historia en los Juegos Olímpicos de 1984.

Era la primera vez que se celebraba el maratón femenil en aquellos Juegos Olímpicos en el que participaron 50 mujeres.

El sueño de Gabrielle Andersen no era ganar la medalla de oro, su sueño más grande era cruzar la meta a como diera lugar.

Entonces, fue cuando sucedió uno de los momentos más emotivos de los Juegos Olímpicos.

Gabrielle Andersen entraba al estadio en la posición número treinta y siete con el cuerpo semiparalizado, cansada, acalambrada y con mucha dificultad para poder sostenerse en pie.

El personal de atención médica la quiso asistir, pero ella se negó a recibir cualquier atención porque sabía que si la tocaban la descalificarían de manera automática.

Así transcurrieron los últimos minutos, mientras recibía una de las mayores ovaciones que se han escuchado en unas olimpiadas.

Gabrielle Andersen cumplió su sueño de cruzar la meta,  en donde los paramédicos ya la esperaban para asistirla, haciendo historia y convirtiendo su nombre en sinónimo de perseverancia.

En verdad es increíble el vídeo, te eriza cada centímetro de piel, lo puedes ver aquí.

Como puedes ver, ella nunca se dio por vencida hasta terminar la competencia.

Lo fácil de las cosas es empezar, lo difícil es terminarlas, ser tenaz y persistente consiste en continuar esforzándote hasta terminar el trabajo.

Si eres una persona que no termina lo que empieza o si no sigues intentando cuando las demás personas comienzan a darse por vencidas, necesitas desarrollar tu perseverancia.

 Hoy quiero compartir contigo 3 pasos para desarrollar tu perseverancia y se convierta en parte de tu naturaleza:

(Para escuchar el podcast dale clic a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

Ir a descargar Suscribirse: iTunes | iVoox

 1 – Mejora tus hábitos de trabajo.

Si eres el tipo de persona que no para de ver el reloj y está esperando la hora para no trabajar más de lo establecido, tienes malos hábitos de trabajo y necesitas cambiarlos.

Dedícale sesenta minutos más al día a tu trabajo, entrando media hora antes y saliendo media hora después y si de por sí trabajas una gran cantidad de horas, dedica tiempo a planificar tus actividades para hacer esas horas más efectivas.

2 – Trabaja con un propósito.

Trabajar con un propósito es una gran ventaja para alcanzar el éxito.

Toma notas de tu trabajo y revisa como se conecta con tu propósito para que no pierdas el rumbo.

Saber hacia dónde vas, te proveerá motivación para persistir en los momentos difíciles.

 3 – Toma tu trabajo como un juego.

Otra forma de motivarte es haciendo de tu trabajo un juego.

Nuestra propia naturaleza de competir, alimenta nuestra persistencia.

En el caso de Gabrielle Andersen, quizás no hubiera terminado la carrera de no haber entrenado tanto y dar el 100% todos los días durante cuatro años.

Fue su sueño y su propósito de vida lo que hizo que creciera su espíritu y lo que la empujó para avanzar un metro más adelante del otro hasta cruzar la meta.

 ¿Qué opinas de esta lista? ¿Qué otra estrategia has utilizado para desarrollar tu persistencia? Comenta con nosotros en la parte de los comentarios. ¡Gracias por compartir!

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Escritor. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.