0

7 grandes historias de éxito empresarial

éxito empresarial

Quizá una de las cualidades que más carecen las personas es la paciencia.

Empezando por mi.

Recuerdo cuando le preguntaba al productor de mis canciones si no tenía ganas de ser famoso ya o de tener mucho dinero ya.

En ese momento no entendía que las cosas buenas de la vida llevan tiempo.

Por ejemplo, un árbol no da sombra al día siguiente de sembrarlo, ni tampoco al mes, conlleva muchos años para que suceda.

Esto es así con las metas personales, profesionales o en el emprendimiento.

Sería muy bueno que hubiera atajos para tener una empresa exitosa, pero no los hay.

La única forma que existe para alcanzar la cumbre es comenzar a hacer el trabajo. De ese modo, las oportunidades, socios e ideas empiezan a surgir.

Este camino de trabajo duro, es el que han tomado la mayoría de los empresarios exitosos, de los que tenemos mucho que aprender.

Por tal motivo, quiero compartirte ocho grandes historias de emprendimiento para motivarnos y darnos cuenta que todo negocio exitoso comienza desde abajo:

 1- Mi bebida favorita

En la década de los 70’s, John Ferolito y Don Vultaggio comenzaron una distribuidora de cervezas con su combi volkswagen. Dos décadas después al ver el éxito de Snapple, decidieron comenzar su propio producto y lanzaron las bebidas AriZona. Al día de hoy, los tés y cocteles de AriZona (mi bebida favorita) son los número uno en Estados Unidos y son distribuidos por todo el mundo. Este par de amigos todavía son dueños de la compañia.

2- GrubHub

Mientras los amigos Matt Maloney y Mike Evans trabajaban en desarrollar un buscador de departamentos, se cansaron de llamar a los restaurantes de Chicago para que les llevaran la cena porque nadie contaba con ese servicio. En ese momento se les “prendió el foco” y pensaron en crear un lugar único para ordenar y enviar alimentos. Era 1996 y es posible que a muchas personas se les ocurriera, pero la diferencia con ellos es que lo llevaron a la práctica y crearon GrubHub. La empresa salió al mercado de acciones en el 2014 y sus ingresos al 2018 superaban los mil millones de dólares.

3- Un viaje de vacaciones especial

En un viaje a Milán Italia, el joven Howard Schultz conoció la magia de las cafeterías italianas y su elegante forma de servir expresos. De regreso en Seattle, Howard le dio a su jefe la idea de escalar su negocio de tostado de granos de café a servir las bebidas calientes a lo italiano. Pero a su jefe no le interesó el negocio de las cafeterías, pero si invertir en el emprendimiento de su joven empleado, incluso le vendió el nombre de su propio negocio: Starbucks.

4- De pequeño a gigante

En 1917, Konosuke Matsushita tenía 23 años y era practicante de la empresa Japan Osaka Electric Light Company. A pesar que en aquel momento no tenía educación profesional, comenzó a desarrollar dispositivos electrónicos que ofreció a la empresa donde laboraba, pero de los que no recibió ninguna respuesta. Más tarde comenzó a comercializar sus propios productos y creo Matsushita Electric, empresa que cambió oficialmente su nombre en el 2008 a Panasonic, hoy tiene un valor de sesenta y seis mil millones de dólares.

5- ¿Qué tan importante es la universidad?

Steve Wozniak y Steve Jobs fueron amigos desde la prepa, dejaron la universidad al mismo tiempo y estuvieron expuestos al mundo de las computadoras mientras trabajaban en la empresa Atari. Juntos fundaron Apple con Ron Wayne, otro practicante en Atari en 1976, lo demás es historia.

6- Se subastan sueños

Pierre Omidyar era un programador de computadoras que comenzó a subastar artículos en su sitio web personal en 1995. La web se llamaba AuctionWeb y únicamente era un proyecto personal, pero poco a poco comenzó a generar tráfico y tuvo que crecer el sitio, para lograrlo, cobraba pequeñas cuotas a las personas para utilizarlo y a su primer empleado lo contrató para administrar tales pagos. El sitio se conoce hoy como eBay.

7- Comienza con lo que tienes

Carl karcher empeñó su coche por 300 dólares en 1941 para comprar un carrito de perros calientes. Se ubicó por primera vez en un avenida de Los Ángeles, después de varios meses compró más carritos y en 1945 abrió su primer restaurante de servicio completo. Más de una década después en 1956 abrió dos restaurantes más que bautizó con el nombre de Carl’s Jr.

Como se puede ver, todas estas personas millonarias y exitosas, comenzaron con un sueño. Esto quiere decir que cualquier persona puede lograr cosas muy grandes si tiene un sueño. Espero que estas historias enciendan una chispa de motivación en tu vida para que atrevas ir por tu sueño.

Ayúdame compartiendo esta publicación en tus redes sociales ¡gracias!

Fabricio Mena

Emprendiendo, escribiendo y compartiendo. COMUNICADOR COMPETENTE de la organización Toastmaster International.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.