0

Expande tu zona de confort

expande tu zona de confort

Muchos de nosotros hemos escuchado más de una vez las expresiones: “sal de tu zona de confort” o “esta experiencia me sacó de mi zona de confort”.

Entendiendo que la zona de confort es un área en la que nos encontramos seguros.

En este límite mental se encuentran las cosas que nos son familiares y que de alguna manera hemos hecho rutina.

Por ejemplo, nuestro empleo, las personas que conocemos o los lugares que visitamos (por decir algunos).

Constantemente la vida nos presenta momentos en los que tenemos que decidir entre hacer cosas desconocidas, a veces las tomamos porque no suelen ser muy difíciles (y porque tampoco tenemos otra opción).

De niños nos tocó al menos en una ocasión cambiar de escuela, con maestros diferentes, salones distintos y nuevas caras de niños.

Obviamente esta situación nos dio un poco de miedo pero es algo que teníamos que enfrentar y en un breve lapso de tiempo la mayoría tuvo amigos y se sintió a gusto en esos nuevos lugares.

Obviamente la vida puede transcurrir de esa forma por cualquiera de nosotros hasta el final de nuestros días.

Pero qué sucede cuando el entorno conocido deja de agradarnos y el miedo de intentar algo nuevo nos impide cruzar nuestros límites mentales.

Comienza la frustración porque entramos en un estado en el que quisiéramos hacer muchas cosas pero no nos atrevemos por el miedo.

Por ahí escucho gente que “muere” de ganas por poner un negocio, tener más dinero, hablar en público, cambiar de empleo, viajar o tener pareja.

Y entiendo que no quieran hacerlo porque se sienten vulnerables a sentir dolor, vergüenza, miedo e incomodidad.

Sin embargo, el verdadero desarrollo está afuera de esa zona.

Y cuando hacemos algo nuevo y fallamos, aprendemos y crecemos.

En este punto pudiéramos decir que regresamos a nuestra zona segura pero lo que en realidad sucedió es que el territorio seguro se expandió.

Así es, cuando salimos de la zona de confort para descubrir nuevas cosas.

Por ejemplo, una persona tímida que se mete a un curso de oratoria y por dos años desarrolla la habilidad de hablar en público al punto de superar su timidez, quiere decir que su zona de confort ha crecido.

Porque las cosas que alguna vez fueron nuevas, se vuelven conocidas y comienzan a ser cómodas pero en una zona expandida, una zona de confort que vale más.

Ahora el reto es volver a salir de la zona, tal vez el miedo antes de hacerlo esté presente, o cuando realices nuevos retos sea incómodo, sin embargo, ahí se vive realmente la vida.

Por esa razón te pido que vivas tu vida expandiendo tu zona de confort.

Share and Enjoy !

0Shares
0

Fabricio

Emprendiendo, escribiendo y compartiendo. COMUNICADOR COMPETENTE de la organización Toastmaster International.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.