2

El trampolín al éxito

Brincando en el trampolín del éxito

No acostumbraba hacer cosas nuevas sin estar totalmente seguro de que vayan a salir bien.

Le tenía tanto miedo al fracaso que evitaba cualquier tipo situación que me pusiera en riesgo de verme como un fracasado. Incluso, no me hacía responsable de decisiones importantes por si acaso fallara, no fuera mi culpa. Es más, de saber que de mi dependía entrar a la universidad, nunca hubiera presentado el examen de admisión.

Pero actuar de esa manera es lo que me convertía en un fracasado, porque si hubiera seguido prensando así, nunca hubiera hecho nada, ni el grupo de reggaetón, ni crear un negocio o escribir en este blog.

Y no es que me hayan salido bien las cosas desde un inicio, tuve que hacerlas mal antes de que comiencen a salir bien, pero tuve que empezar sin sentir el temor de las burlas y las críticas hacia mí si nada funcionaba.

Muchas veces, a las personas les pasa lo mismo, no se animan hablarle a la persona que les gusta por miedo a ser rechazados o no se atreven a renunciar a un empleo que no les satisface, por temor a no encontrar uno mejor y prefieren soportar lo mal que se siente hacer algo que no les gusta.

Pero el camino al éxito se trata de hacer, errar, aprender de ese error y mejorar. Todo se trata de eso. Las sociedades, las empresas, las relaciones, etcétera. En otras palabras la vida se basa en iteraciones.

(Para escuchar el podcast dale clic a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.

Ir a descargar Suscribirse: iTunes | iVoox

Iterar significa en el método lean startup para validación y creación de negocios, recomenzar un proceso desde el último resultado que obtienes al intentar algo nuevo, por ejemplo, las empresas tecnológicas que desarrollan aplicaciones, se encuentran en constante iteración, facebook no es el mismo el día de hoy, desde la primera versión que sacó al mercado, ellos han iterado “n” cantidad de veces, tomando lo mejor y desechando lo peor de su aplicación y seguramente seguirán iterando a lo largo del tiempo ajustándose a la época y las nuevas tecnologías que están por existir.

Y esta definición es aplicable para cualquier meta que te propongas realizar.

Por lo tanto, por cada cosa nueva que hagas y no te salga como lo planeaste, itera, muévete hacia otra dirección, utiliza los malos resultados para aprender lo que no estás haciendo bien y automáticamente estarás avanzando hacia adelante.

Se trata de usar los “errores” o “fracasos” como un trampolín al éxito y no como un obstáculo que te impida comenzar algo o te haga desistir y renunciar al objetivo que quieres llegar.

Pero la palabra fracaso tiene una connotación muy fuerte, por lo tanto en vez de pensar en fracasos, piensa que estás experimentando, por ejemplo, tienes un negocio que está teniendo problemas para conseguir clientes, entonces experimenta haciendo llamadas en frío, si no te resulta, prueba facebook ads, si no te resulta, anúnciate en la televisión, folletos, revistas, twitter ads o en las miles de opciones que existen, experimentando hasta encontrar la forma que te funcione. Por cada experimento que resulte negativo, itera y continúa intentando sin darte por vencido.

Una persona de éxito no se enfoca en el “fracaso”, su visión está dirigida hacia la forma de aprender las cosas que no salieron bien y trabaja en mejorarse a si misma.

Se piensa que el fracaso es el enemigo del éxito, pero al “fracaso” no hay que evitarlo, es cierto que no se siente bien errar cuando quieres lograr algo, pero sin duda es parte del proceso para llegar al éxito.

Y tú ¿utilizas los “fracasos” como un trampolín al éxito? Comenta en la parte de abajo y comparte este artículo con las personas cercanas a ti ¡Gracias!

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Emprendedor y conferencista. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que diseñes para ti.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *