0

Tus consejos métetelos por el…

No me des consejos

Ahora que tengo tu atención, te comento que una de las cosas que más nos gusta dar y regalar a las personas son los consejos, lo amamos y estamos totalmente dispuestos a darlos incluso sin ser solicitados.

La familia te aconseja sobre qué carrera estudiar.

Tu amiga tu aconseja sobre quién no es un buen partido.

Tu esposa te aconseja sobre qué ropa te vas a poner.

Consejos, consejos y más consejos.

El problema con dar consejos independientemente si es desde una perspectiva propia o ajena a nosotros, es que estamos ofreciendo una realidad subjetiva hacia la otra persona.

Digamos que Pablito tuvo una relación tormentosa con su última pareja y nadie le saca la idea que el amor no sirve y solo te lastima.

(Para escuchar el podcast dale clic a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo)

Ir a descargar Suscribirse: iTunes | iVoox

Pero Pablito tiene una prima llamada María que lleva veinte años de casada, vive felizmente su matrimonio y piensa que el amor es el mejor sentimiento que puede existir.

Sabiendo esto te pregunto ¿el amor es bueno o malo?

La respuesta es: en el mundo de Pablito es malo y en el mundo de María es bueno.

Por lo tanto, Pablito te puede aconsejar que nunca te enamores y María que busques el amor para experimentar la verdadera felicidad.

Pero no necesariamente tiene que ser así contigo.

Lo mismo sucede con otras situaciones en la vida.

Es diferente de una persona a otra.

Que Pablito haya tenido una experiencia mala en el amor no quiere decir que tú vayas a tenerla también.

Cada persona tiene su propia realidad.

Si alguien te dice que no puedes hacer dinero en este país porque esa persona ya fracasó en un par de negocios, no quiere decir que tú no tengas las habilidades para triunfar en el negocio que deseas iniciar.

Esa persona piensa que al haber fallado, también las demás personas fallarán.

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo

Esta famosísima frase es una línea de la película en busca de la felicidad y me encanta porque está relacionado con lo que dije al inicio del artículo.

Cuando le platicas a algún familiar, amigo o compañero del trabajo los planes que tienes para hacer un negocio, cumplir un sueño o intentar tener una pareja es inevitable que te enlisten una serie de razones por las cuales no debas de hacer lo quieres hacer.

 ¿Cuantas veces te han dicho que el negocio que quieres iniciar no va a funcionar o que la carrera que quieres estudiar no tiene futuro?

Quizás te ha pasado como a mí que lo he escuchado en múltiples ocasiones.

Cuando cantaba reggaetón muchas personas me dijeron que nunca llegaría a ningún lado cantando.

Yo no sé si hubiera sido exitoso cantando, lo que si hice fue hacerles caso y permití que los consejos de otras personas decidieran mi futuro.

A diferencia de Walt Disney que escuchó muchas cosas pero no les hizo caso, al inicio de su carrera lo despidieron del periódico donde trabajaba porque le dijeron que no tenía imaginación ni buenas ideas, el resto es historia.

Ahora, lo importante del tipo de personas que te dicen lo que no puedes hacer, es la forma en que respondes a sus consejos.

¿Te crees lo que dicen y te das la media vuelta para no ir en busca de tus sueños?

No permitas que otras personas definan tu futuro creyendo sus consejos.

Lo peligroso de dar y escuchar consejos

En primer lugar, cuando nos aconsejan y dicen que lo que queremos hacer es imposible, nos siembran una duda sobre la posibilidad de lograr lo que queríamos.

En segundo lugar, cuando recordamos el consejo que nos dieron, perdemos confianza y nuestra creatividad natural, entramos en un camino descendente, en donde nos convencemos cada vez más que en efecto es imposible nuestra meta.

Nos desanimamos.

Pero no hay que confundir dar consejos con buscarlos.

A muchas personas como a mí nos gusta investigar qué cosas ha hecho la gente exitosa para triunfar en las diversas áreas que se desempeñan.

De hecho, eso es muy bueno porque te da una idea de cuáles caminos puedes tomar y cuáles no.

La diferencia radica en que al buscarlos sigue siendo tu decisión las ideas pones en práctica.

Lo imposible se convierte en posible cuando…

Amablemente le dices a las personas que te aconsejan sobre tus proyectos, que respetas lo que piensan (evidentemente no que se los metan por…) quizás para ellos es imposible lograrlo, pero para ti no.

Diles que tu si puedes lograr las metas que has planeado realizar, porque sabes que no importa el tiempo que tome alcanzar tu sueño, es posible que haya caminos erróneos, pero precisamente al seguir buscando encontrarás el correcto e inevitablemente llegarás.

¿Qué opinas sobre dar consejos? ¿Recomendarías este artículo a alguien que lo necesite?

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Escritor. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.