4

Cómo seguir adelante cuando te sientes desmotivado

Qué hacer cuando estás desmotivado

¿Te sientes desmotivado en ocasiones?

¿Ayer te sentías bien pero hoy no tienes ganas o la suficiente voluntad para encargarte de las tareas que tienes que hacer?

A mí me sucede con cierta frecuencia.

A veces no quiero escribir, a veces no tengo ganas de leer y a veces no quiero salir de mi casa.

Considero que es normal sentirse así hasta cierto punto.

Tener cambios emocionales es una característica de nuestra salud.

Hay días que nos podemos sentir en la cumbre y otros que podemos sentirnos en el suelo.

Usualmente las personas que tienen proyectos propios, lidian con altibajos emocionales que se pueden solucionar con algunas estrategias.

Evidentemente hay quien necesita ayuda profesional para superar episodios depresivos e inestabilidad emocional frecuente.

Pero específicamente sentirnos desmotivados cuando estamos trabajando en la realización de un sueño o una meta, puede surgir por varias razones:

  • Falta de resultados.
  • Exceso de temor.
  • Errores cometidos.
  • Falta de apoyo.
  • Sufrir un rechazo.

En lo personal, las tres primeras son las que causan mi pérdida de motivación.

Algunas veces he estado desmotivado justificadamente, pero en otras, surge por algo que simplemente me estoy imaginando.

¿Qué es la motivación y para qué la necesitamos?

Existen muchas teorías psicológicas sobre qué es y cómo se origina.

Pero tomemos una definición más sencilla.

Según la RAE, la motivación es un conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona.

Por ejemplo, si me como una manzana, el motivo que me llevó a realizar esa acción, pudo haber sido el hambre que sentía. Esto es una motivación intrínseca.

Pero también hay motivaciones extrínsecas, por ejemplo, Robert Kiyosaki en su libro Padre Rico Padre Pobre, dijo que el deseo de dejar su trabajo para vivir de sus negocios fue lo que lo motivó a esforzarse más en su empleo de vendedor, para generar más dinero e invertirlo en su negocio.

En pocas palabras, la motivación es un ingrediente necesario para la realización de cualquier meta.

El doctor Camilo Cruz (autor y conferenciante), dice que la motivación es como las vitaminas que nos proveen las frutas y verduras.

Cuando entran a nuestro cuerpo, hacen su trabajo y se consumen; para volver a obtenerlas, tienes que comer de nuevo frutas y verduras.

Lo mismo sucede con la motivación, en ocasiones se pierde, es normal, pero tienes que tomar ciertas acciones para volver a motivarte.

¿Cómo recuperar la motivación cuando estás totalmente desmotivado? 

  1. Elige un sueño.

Una de las razones por las que nos podemos sentir desmotivados es porque no sabemos lo que queremos o desconocemos hacia donde nos dirigimos.

¿Sabes por qué estás haciendo lo que haces todos los días?

¿Sabes por qué objetivo te despiertas o por qué razones estás trabajando?

Si tu respuesta es no, podría ser la razón de tu desmotivación.

Pregúntate qué es lo que quieres lograr, pregúntate qué sueño te gustaría alcanzar o qué actividades son las que disfrutas realizar.

Después de entender o descubrir qué sueño quieres lograr, sabrás hacia dónde vas y tendrás un sentido de propósito que te ayudará a levantarte todos los días más motivado.

  1. Recuerda por qué elegiste tu sueño.

Cuando nos encontramos en el camino para realizar un objetivo o un sueño, nos encontraremos naturalmente, con obstáculos que pondrán a prueba nuestras ganas de seguir en su búsqueda (falta de resultados, errores, etc.) y en muchas ocasiones nos desmotivarán para seguir adelante.

En esos casos, piensa en las razones iniciales por las que elegiste tu sueño.

Porque esas razones son nuestros mejores motivos para continuar.

¿Querías mejorar tu calidad de vida? ¿Querías ganar más dinero? ¿Querías viajar por el mundo?

Sea lo que sea, si fueron lo suficientemente fuertes al principio, recordarlas servirá para obtener una inyección de motivación.

  1. Realiza metas un poco más pequeñas.

A veces cuando asentamos una meta y no la alcanzamos, se debe al gran tamaño que tiene.

Esto no es malo, porque pensar en grande es un buen motivador.

Pero imagínate que tu meta es ser un Youtuber famoso y quieres tener un millón de followers el primer mes.

¿Cómo te sentirías si solo consigues diez?

Por su puesto te desmotivarías y es posible que abandones tu sueño.

Un millón de followers está muy bien para ser una meta de largo plazo, pero en un mes es muy poco posible lograrla.

Cómo te iría si la cambias por veinte seguidores al mes. Seguramente la alcanzarías con mayor facilidad; cuando suceda, te sentirás muy motivado y por más tiempo.

Posteriormente puedes evaluar si aumentas esa meta según tus resultados.

  1. Cambia el enfoque de lo que estás pensando.

Constantemente nos aterra el hecho de lo que piensen las demás personas de nosotros y las cosas que estamos haciendo y peor aún, asumiendo lo que piensan.

Como resultado hacemos cosas que no nos gustan y dejamos de hacer otras para intentar que cambien su parecer sobre nosotros, solo para darles gusto.

Pero tomar acciones basado en la opinión de otras personas es una de las razones por las que más nos podemos desmotivar.

Eso significa una falta de confianza en nosotros mismo.

Por lo tanto, debemos de reenfocar nuestra atención hacia nuestros propios pensamientos y lo que en realidad queremos hacer.

Debemos confiar en nosotros mismos y creer lo que nos sale desde nuestro interior.

Lo que piensen o pudieran pensar las demás personas, debe pasar al último término.

  1. Continúa dando un paso tras otro.

Hay una persona con la que lucharemos día con día cuando vayamos tras el logro de nuestros sueños.

Esa persona somos nosotros mismos.

A veces nuestra mente nos intentará convencer de que no podemos lograr lo que queremos o que no tenemos el suficiente talento para hacerlo.

Eso nos desmotivará muchísimo.

La solución más rápida para volver a motivarte, es continuar haciendo la tarea que debemos hacer.

Me explico, si lo que quieres es ser un gran escritor, y hoy estás muy desmotivado para escribir (pos las diferentes razones comentadas), lo cual te resta productividad, siéntate en la computadora y escribe.

Escribe lo que sea, al menos mil palabras, quinientas o una hoja de un futuro libro, pero no dejes de escribir.

De la misma manera si eres empresario que necesita hacer llamadas o si eres una atleta que debe entrenar para una competencia y estás desmotivado; haz tu tarea.

A veces será muy duro continuar, y tendrás que reevaluar la manera en que estás haciendo las cosas y quizás debas reajustarlas, pero es importante que no te rindas, sigue adelante.

Continúa con el proceso para seguir avanzando, incluso cuando sientas que ya no puedes.

Al día siguiente agradecerás no haberte rendido y no haberte dejado llevar por las fantasías que nos decía nuestra mente, además sabrás que no perdiste el tiempo, fuiste productivo y lograste superar un pequeño episodio de desmotivación.

¿Tienes otra forma de levantar la cara y seguir adelante cuando te sientes desmotivado? Coméntalo en la parte de abajo y comparte este post con alguien más. ¡Gracias!

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Escritor. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

4 Comments

    • ¡Muchas gracias Gato Oscuro! Pues ya que has pasado por ese tipo de episodios, espero te pueda servir alguno de estos tips para volver a motivarte. Te mando un abrazo.

  1. Me gusta tu reflexión. En general, es así. Luego vienen las especifidades de cada persona, sus circunstancias sociales, familiares… Crear un PLAN a veces es algo más que simplemente hacerlo. Los miedos no se superan solo por decir “lo voy a superar”. Lo que dices es cierto. Pero para cada persona cambia el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *