0

Historia de Ben Silbermann fundador de Pinterest

 Ben Silbermann fundador de pinterest!

Pinterest es una aplicación que te permite guardar, coleccionar y compartir imágenes en “tableros” personales que creas a partir de tus intereses.

Conocí esta aplicación un año después que se internacionalizara, cuando una prima le dijo a mi novia en el 2012, que descargue Pinterest, una aplicación donde podía encontrar miles de ideas de vestidos, decoraciones y cosas relacionadas con nuestra boda.

No falta decir que el día de hoy, seis años después de ese momento, Pinterest es una aplicación consolidada y un verdadero éxito.

Sin embargo, lograr el éxito no fue fácil y por lo tanto su historia resulta ser muy inspiradora.

(Para escuchar el podcast dale clic a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo)

Ir a descargar Suscribirse: iTunes | iVoox

Todo comienza cuando Ben Silbermann, fundador de  pinterest pensaba que sería doctor como sus padres y su hermana.

Pero cuando terminó el ultimo año de estudios antes de la carrera, se decidió por estudiar negocios y terminando se empleó como un consultor.

Todos los días iba a desmotivado a trabajar porque el trabajo se había vuelto monótono y creía que no era el mejor lugar para él.

En una ocasión vio la película “Los piratas de Silicon Valley” y esa historia de Bill Gates y Steve Jobs lo inspiró y motivó para cambiar su lugar de residencia a la cuna de las empresas mas importantes del mundo, Silicon Valley.

Cuando Ben llegó al Valle, automáticamente se enamoró de él.

En una conferencia cuando ya era famoso dijo: “Estar rodeado y cerca de personas que te inspiran es un primer gran paso para emprender”.

Pero antes de emprender, se empleó en google, de nueva cuenta analizando datos con más hojas de cáculo como en su antiguo trabajo.

Entonces, llegó un punto donde comenzó a frustrarse y quejarse de su trabajo porque el quería hacer algo más grande y siendo parte de ese sistema no lo podía ni intentar.

Un día su novia le dijo que pare de quejarse y que saliera a buscar lo que el realmente quería hacer.

Y así fue, renunció a Google y comenzó su travesía empresarial.

Primero buscó un inversionista, un viejo amigo de la escuela, y crearon la compañía TOTE.

Ese fue su primer fracaso, al no encontrar inversionistas que financiaran el proyecto.

El día que lo consiguió, Ben decidió darle un cambio a la compañía y creó Pinterest, basado en los recuerdos de su infancia cuando coleccionaba insectos disecados que pegaba en un tablero con un pin, decía que las cosas que coleccionamos dicen mucho de nosotros y pensó en una aplicación que  permitiera a las personas hacer lo mismo.

Después de unos meses en línea, Pinterest solo obtuvo al rededor de 200 usuarios.

Ben Silbermann pensaba que muy poca gente entendía cuál era el verdadero concepto (de hecho, a mi todavía me cuesta trabajo, al contrario de mi esposa que lo utiliza a diario).

En una entrevista señaló que le envió una invitación a sus amigos de Facebook (aproximadamente 300) pero únicamente 10 de ellos comprendieron la idea principal de Pinterest.

Durante el primer año estuvo luchando en conseguir nuevos usuarios y que más personas entendieran lo que su aplicación quería transmitir.

En mayo del 2010, una blogger famosa organizó una reunión para intercambiar tableros con otros bloggers y ese fue el punto de inflexión donde pasó de 9000 usuarios a una red social que vale millones de dolares.

Remar en contra la corriente

Una de las cosas más importantes que podemos resaltar en la historia de Ben Silbermann es la persistencia.

Ponte en sus zapatos por unos minutos, ¿qué decisiones hubieras tomado si a la mayoría de las personas que conocías no les gustaba tu idea? Muchos hubieran abandonado el proyecto.

Ben Silbermann fue rechazado por múltiples inversores.

Simplemente aquellas personas no lograban entender la idea principal de su proyecto, pero cuando una idea no nos gusta no quiere decir que sea mala, quiere decir que no nos hemos acostumbrado a ella porque es diferente.

A mi me sucedió con Twitter y con Instagram.

Primero las descargué, creé mi cuenta en cada una, navegué a través de ellas, no las entendí y las desinstalé. Dos meses después las volví a instalar, las comencé a usar y al final me encantaron.

Parece una locura, es doloroso y muy desmotivador continuar haciendo algo para lograr una meta y simplemente no cumplirla, pero a veces el éxito simplemente llega por no quitarte.

¿Cómo logró ser Pinterest una empresa multimillonaria?

Precisamente fue por la persistencia irracional que cualquiera de nosotros debería tener para poder lograr el éxito en la vida.

Estoy seguro que Ben se sintió mal y desmotivado cientos de veces por haber creado algo que no le gustaba a las personas, por el rechazo de los inversionistas y simplemente que las cosas no funcionen al principio como hubiera querido.

Pero aún así, continuó.

Pudiéramos pensar que una empresa de ese estilo nunca pasó por malos momentos y que todo fue sencillo.

Hoy es fácil escuchar a mucha gente decir que pueden crear una aplicación igual, pero quizás después de la primera barrera que se interponga en su camino, se echarían al piso a patalear y llorar por horas.

Pero creo que el sentimiento de Ben, de crear algo que surgió desde una perspectiva muy personal, fue lo que lo llevó a perseverar.

Steve Jobs dijo: “Estoy convencido de que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los no exitosos es la perseverancia”.

Encuentra ese factor que te permita perseverar en los cientos de momentos difíciles que atravesarás, estoy seguro que si lo haces alcanzarás inevitablemente el éxito.

¿Qué te pareció la historia de Ben Silbermann? Coméntalo en la parte de abajo, gracias!

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Escritor. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.