0

Ideas ficticias y otras barreras mentales

Ideas ficticias y otras barreras mentales

Hace unos días leí en una página de internet sobre un estudio científico, donde metieron en una pecera un grupo de peces rojos y un grupo de peces amarillos.

Ambos grupos fueron separados por un cristal colocado a la mitad de la pecera para que no pudieran mezclarse.

Después de algún tiempo aislados, los científicos retiraron el cristal y de manera sorprendente observaron que ninguno de los peces de cada grupo cruzaba al otro lado del tanque.

Como puedes ver, los peces creían que el cristal seguía ahí y ni siquiera intentaban nadar hacia el otro lado, a pesar de que eran libres para cruzar siguieron creyendo que no lo eran.

Todo lo anterior funciona perfectamente como analogía de lo que ocurre con más de una persona en la actualidad.

Me pregunto cuántas personas caminan por la vida limitadas por las paredes mentales que se han construido, evadiendo nuevos retos porque creen que nos son capaces de lograrlos o viviendo con malos hábitos que les afectan sin siquiera ponerse a pensar en cambiarlos por miedo a que no puedan.

Seguro suena a cliché pero la mayoría de las personas viven su vida con el mínimo de su potencial porque al igual que los peces, fueron condicionados desde pequeños a seguir las reglas cuadradas de la sociedad, a recibir un “no hagas eso porque te voy a pegar” cuando deseaban explorar el mundo, a escuchar un “ya no corras porque te vas a caer” o un “deja de distraerte en la clase dibujando” cuando en realidad estaba desarrollando su creatividad y otra cantidad enorme de frases toxicas que en lugar de inyectar confianza en el niño, terminan por infundir terror en sus tiernas mentes.

No hay nada más efectivo que convencer a la persona más fuerte del mundo diciéndole que es débil para quitarle todo su poder.

De esa misma forma cada frase va formando las paredes invisibles alrededor de nuestras mentes, paredes que nos limitan durante mucho tiempo y desafortunadamente a otros los limitan para toda la vida.

Pero en realidad esas paredes forman una serie de falsas creencias, no hay nada que te diga que no puedes hacer esto o aquello, no hay nada que te separe de la persona que eres hoy a la que puedes llegar a ser mañana, la mayoría de los obstáculos que pensamos nos impiden avanzar únicamente están en la mente como a los pobres peces que lo único que los separaba de los otros era una idea ficticia.

Por lo tanto, ten nuevas experiencias no hay nada que bloquee tu paso hacia nuevos caminos, no hay nada peligroso en hacer y expresar las cosas que llevas por dentro, perdona a los que te dijeron que no podías y prepárate para vivir cosas increíbles.

¿Qué cosas te gustaría hacer pero aún no te atreves?, coméntalo en la parte de abajo y comparte este artículo en tus redes sociales.

Fabricio Mena

Autor del blog fabriciomena.com. Escritor. Mi meta es ayudarte a que comiences a vivir la vida que has soñado para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.